Menu

Ballenoil comienza a operar en Castilla y León

  • Logrará bajar el precio una media de 10 céntimos el litro del carburante de las zonas donde se encuentren
  • Se abrirán seis gasolineras repartidas entre León, Palencia y Valladolid en la primera fase de expansión de la compañía

Valladolid, 25 de octubre de 2018. – La mayor red de estaciones de servicio independientes, Ballenoil comenzará a ofrecer su servicio en Castilla y León con seis nuevas estaciones de servicio, que estarán repartidas entre León (4), Palencia (1) y Valladolid (1).

En concreto, la compañía ya tiene la ubicación de las gasolineras que abrirá en León capital, Villaquilambre, Ponferrada, Palencia y Valladolid capital. Además, la empresa tiene previsto un plan de expansión a medio plazo que incluye aperturas en otras ciudades castellanas como Zamora y Salamanca. De esta forma, Ballenoil continúa su plan de expansión en el territorio nacional y ya está presente en seis Comunidades: Asturias, Cataluña, Madrid, Valencia, Castilla La Mancha y Andalucía.

Por cada estación de servicio que se abra se crearán tres nuevos puestos de trabajo, ya que Ballenoil cuenta con personal en las gasolineras para atender a sus empleados en horario comercial. Esto significará que ampliará su plantilla gracias los trabajadores que estarán atendiendo a los clientes que acudan a repostar.

Esta es la primera fase del plan de expansión que Ballenoil ha ideado para acercar el carburante “low good” a los castellanoleoneses, un término que se utiliza para denominar el carburante aditivado a un menor precio.

Bajará el precio

Castilla y León es la quinta Comunidad con el precio del carburante más elevado antes de impuestos. Según los últimos datos del Ministerio para la Transición Ecológica de agosto, en Castilla y León costaba el litro de gasóleo (antes de impuestos) 67 céntimos el litro y 64,8 céntimos el litro de gasolina. Por detrás se encuentran Comunidades como Valencia, Cataluña o Andalucía. 

Estas aperturas disminuirán unos 10 céntimos por litro el precio de las estaciones tradicionales. Lo que permitirá un ahorro anual de unos 330 euros al año, según un informe realizado por la OCU. Además, estas nuevas gasolineras repercutirán directamente en el precio del carburante de la zona, haciendo que los precios bajen y se beneficie toda la sociedad.

.

 

 

volver arriba